man

Montaje

Fácil y rápido de instalar...

El sistema es sumamente fácil de instalar: basta con colocar las barras ópticas en el suelo, conectando la parte receptora al ordenador a través de un cable USB. La distancia máxima entre las barras es de 6 metros y no es necesario ningún cable de conexión entre ellas: esto simplifica al máximo el traslado de las barras y minimiza la molestia ocasionada al atleta durante el desarrollo de la prueba.

El alineamiento correcto del sistema esta identificado por un led de color verde. Por el contrario, el led emite una luz roja si las barras no están paralelas o si cualquier imperfección del terreno impide la correcta comunicación entre el transmisor y el receptor.